27 dic. 2007

GABRIEL ROLÓN DEJA "LA VENGANZA SERÁ TERRIBLE"

Si, así es, mis temores se hicieron realidad, ya anoche el Negro había anunciado cambios en el programa para el 2008, y por algo eran las nuevas incorporaciones del Coco Silly y de Patricio Barton. La verdad que va a ser muy difícil acostumbrase al programa sin Rolón, creo que lo voy a extrañar mas que Guillermo, y también creo que debe hacer sido duro para el Negro, son mas de 14 años juntos en el programa. Según dice está cansado de trasnochar y se dedicará a su carrera y a su nuevo libro que saldrá el año próximo. Es una pena!!

"Pasamos 14 años juntos y fue una decisión muy dura, pero es verdad: éste es mi último ciclo junto a Dolina"

Resultado: Votos:0Votá:

Luego de una larga convivencia radial de 14 años, el psicólogo Gabriel Rolón abandona "La venganza será terrible", el programa que conduce Alejandro Dolina todas las noches.
Gabriel Rolón y Guillermo Stronatti fueron durante mucho tiempo los dos sostenes principales de Alejandro Dolina en su programa "La venganza será terrible". La ductilidad de Rolón, convertido en el elemento "cuerdo" y mesurado del trío, se volvió aún más fundamental cuando Stronatti abandonó la fórmula al quedarse en radio Continental, en momentos en que el programa "mudaba" de radio. Este año, sin embargo, será el último también para Gabriel Rolón, según aseguró en una entrevista con Puro Show. "Pasamos 14 años juntos y fue una decisión muy dura, pero es verdad: éste es mi último ciclo junto a Dolina", confirmó Rolón. "Las razones son simples: hace 14 años que me acuesto a las 3 de la mañana y me levanto a las 8 para atender a mis pacientes, estoy cansado de la vida nocturna y quiero empezar a enfocarme en otras cosas como mi nuevo libro que quiero presentar en la próxima Feria del Libro", explicó. Rolón aseguró que le duele esta decisión pero que siente que cumplió una etapa y quiere comenzar a vivir algo nuevo. Toda su atención, sin embargo, está concentrada en su nuevo libro, que mostrará un mismo conflicto desde varios puntos de vista. El psicólogo, de esta forma, dejará de ser el cómplice justo de Dolina, esa incansable pared que devolvía todas las ocurrencias del conductor con prestancia y un sentido de ubicación perfecto.

Rolón aseguró que le duele esta decisión pero que siente que cumplió una etapa y quiere comenzar a vivir algo nuevo. En sus planes está la posibilidad de hacer radio y hasta un programa de TV propio, aunque eso aún está muy verde y toda su atención está concentrada en su nuevo libro que mostrará un mismo conflicto desde varios puntos de vista.

“Mostraré la violencia desde el análisis, no sólo del golpeado sino también del golpeador y eso lo haré con otros temas más”, adelantó el académico que dice sentir, muchas veces, el prejuicio de las instituciones educativas. “Yo elijo agilizar el lenguaje, hacerlo divertido y no pretendo que todos lo entiendan”, aclaró.

Consciente del lugar que dejó disponible Jorge Buckay, Rolón asegura que le gustaría comandar su propio programa, "pero no voy a hacerlo a cualquier precio".


Fuente: Montevideo.com.uy
Puroshow.com

26 dic. 2007

Patricio Barton un nuevo integrante de la Venganza


Parece que el libro de pases está bastante movido en la venganza, hacía rato que no pasaba, a principios de año se sumo, con poco éxito para mi gusto, el "Pollo Mactas" luego se sumó la presencia de Gillespi los martes y jueves, hace unas dos semanas el Coco Silly, ya ahora unos mas! Patricio Barton, ni bien lo nombró me puse a buscar quien era este tal Patricio, y bueno me di cuenta que lo había visto antes en Canal a! Aquí les dejo una pequeña reseña de lo que pude encontrar de él en la web:

Patricio Barton tiene 38 años, egresado de TEA Imagen, docente de RadioTEA, es periodista, docente, conductor y productor de televisión. Trabajó como conductor y productor del programa TELENAUTA, la última parte de una trilogía de programas que también les corresponden sobre medios, que se inició con Grafonauta y Radionauta- por Canal á.

Les dejo una nota que salió en el diario Clarín cuando entrevistó en Canal á al Negro Dolina:


“Radionauta”, por Canal á
Alejandro Dolina: reflexiones sobre la radio, los oyentes y los silencios

El escritor, músico y conductor radial fue anoche el protagonista de la entrevista en Radionauta. La charla, centrada en la temática radiofónica, fue rica en anécdotas e ideas conceptuales.

Radionauta, el programa de Patricio Barton en Canal á, tiene un objetivo sencillo, casi modesto si se quiere: la idea es que el televidente conozca más acerca del mundo de la radio. No existen mayores pretensiones más allá de esta, casi didáctica, propuesta; que, acaso ayudada por este destino definido y limitado, suele llegar a buen puerto.

Para el televidente, la empresa posiblemente será más o menos provechosa a partir del personaje –siempre un hombre de radio, o también de radio- seleccionado para la ocasión; ya que es él y no otro quien se lleva la mayor parte de la entrega. Y lo cierto es que, en líneas generales, hay una acertada selección al respecto. Por ahí ya pasaron, entre otros, Lalo Mir y Pepe Eliaschev y, por estos días, quien anda diciendo lo suyo en la pantalla de Canal á es Alejandro Dolina, un tipo que ya pasó cómodamente la década frente al micrófono. Es más, tan cómodo la pasó que anda más cerca de la segunda que de la primera.

Interesante el entrevistado e interesante también el cuestionario. El temario repite la naturaleza jurídica de la propuesta toda y vuelve a ser algo sencillo, limitado y concreto. ¿Qué tenemos a cambio?, respuestas meditadas, con tiempo para la reflexión para quien contesta y material provechoso para quien escucha.

Entre los temas tratados en esta especie de “filosofía sobre la radio” que es la charla en Radionauta, el papel del oyente y la importancia del silencio –una idea recurrente en Radionauta- fueron anoche dos de los pasajes más ricos de la conversación. El primero de ellos sirvió para dividir aguas: una cosa es la presencia del público en el estudio (un interesante pelotón de público se da cita cada noche en El Tortoni para “ver” La venganza será terrible) y otra distinta es la intervención del oyente en el programa de radio propiamente dicho (y aquí Dolina advirtió sobre la exagerada costumbre, hoy casi convertida en norma, de hacer programas de radio casi exclusivamente a partir de lo que dicen al aire los oyentes; algo que encontró bastante desafortunado)

El otro tema, el silencio, fue, como lo ha sido por otros entrevistados, reivindicado por nuestro invitado (imaginamos que la reivindicación del silencio lo será hasta cierto límite, porque si resultara el protagonista absoluto de las noches de Continental, nos quedaríamos sin programa). En ambos ejes, por supuesto, no faltaron anécdotas y episodios para la risa.

Finalmente, también llegó la comparación ineludible: la diferencia que existe entre la radio y la televisión. Aquí Dolina se corrió del clásico “la radio es mejor porque como el que escucha no ve, lo que no ve lo imagina” y planteó, en cambio, un análisis algo más elaborado y que tuvo que ver con las cuestiones que aparecen en cada uno de los soportes (urgencias / tiempos / dinero / presiones / rating / posibilidades de ensayo / de arriesgue). “Si algo fuera bueno por la ausencia de elementos (porque no se ve, en el caso de la radio), la mejor obra artística sería aquella basada en una ausencia total de elementos; la que no existe en absoluto”, dijo. Algo que sonó, después de todo, tan absurdo como atinado: tal vez alguna que otra propuesta radial o televisiva sí mejora si desaparece.

Fuentes:
Diario Clarín
eblog
CAR

25 dic. 2007

Fernando Coco Silly

Y vos ¿que ONDA?


Fue barra brava de Huracán y se define como chamuyero y atorrante. Si no fuese actor, le hubiera gustado ser ladrón de bancos. ¡Mirálo a Coco!

Nunca fui buen alumno. De chiquitito me la pasaba en el gabinete psicopedagógico. Y de adolescente puteaba a las profesoras, por eso me echaron de un colegio y cuando me cambié a otro, dejé de ir porque paraba en un bar con unos pibes y pasaba ahí toda la mañana. Un día mi viejo pasó por el colegio y hacía tres meses que yo no iba. ¡Se armó tremendo quilombo!
Ahora soy atorrante y cuando estoy solo me gusta mucho la noche pero tengo prontuario de fiel. No por una cuestión ética, me imagino saliendo con dos minas al mismo tiempo y ¡sería tal el padecimiento y el quilombo en mi cabeza que no lo podría sostener!
Tuve una época de barra brava en Huracán y era heavy con eso. Mi adolescencia la viví durante el final de la dictadura con una novia en Belgrano. Como yo tenía el pelo hasta la cintura, era fija: siempre que iba a tomar un taxi o a esperar un bondi caía en cana. Me agarraron como seis o siete veces.
De pendejo iba mucho en barra a los saunas, era putañero. Teníamos códigos de barrio y de la noche. Me encantaba meterme en los cabarets, los conocía casi todos, sobre todo los que tenían show, porque me apasiona el varieté.
De no haber sido actor me hubiese encantado ser ladrón de bancos. Chorro de guante blanco, esos que no matan, no hieren, no insultan y le roban a los que más tienen. Yo tenía destino de malandra. La actuación me salvó, igual nunca tuve otra vocación que no sea actuar.
Gracias a la tele, cuando estás en plan de seducción, es mas fácil el primer contacto. Ya tenés de qué hablar, qué contar. Pero que se te regalan es una gran mentira. Le puede pasar a Echarri, a Arana, pero a mí nunca. Es más fácil la entrada, pero después tenés que remar como todos.

Fuente: Revista Hombre Nº 37

Coco Silly con Dolina en la Venganza

Fernando "Coco" Silly, la nueva incorporación en la Venganza Será Terrible.


Tiene una nutrida carrera que incluye cine, teatro, televisión y radio. Trabajó con Gasalla y Tato Bores y pasó por programas como 099 Central y Costumbres Argentinas, así como Compatriotas, e incluso fue parte del éxito de Los Roldán.


"Soy un tipo de barrio"


Nació en Villa Domínico, a los 11 años se mudó a Parque Patricios, donde vive actualmente con su mujer Silvia y sus cuatro hijos. "Cuando tenía 17 años iba a la cancha de Huracán, no había falopa ni armas en las hinchadas. Yo no era de la barra brava, pero iba a la tribuna y si me tenía que pelear, me peleaba. Sé que es una actitud que suena medio rara, pero no puedo ser hipócrita", se sincera Coco Silly.


Repasa su carrera y cuenta que el primer personaje que hizo en su vida era gay. "En la secundaria, cuando teníamos una hora libre yo hacía de peluquero, era Cococho García (de ahí Coco). Se sentaba uno en un pupitre, yo lo peinaba y mientras, criticaba a todos los profesores y compañeros. Y todos se morían de risa", recuerda y se pregunta si no estará cerrando algún círculo en su vida, ahora que vuelve a ponerse en la piel de un personaje homosexual. Aunque tiene otras experiencias del mismo género. "Hace mucho tiempo, cuando rascaba, hacía shows en fiestas privadas y componía a un travesti que se llamaba Grace. Era un número de varieté genial. Y con el Negro Fontova, que es muy amigo mío, siempre jorobábamos. El hacía Sonia y yo hacía Grace."

- ¿Cómo llegás a 099 Central?
- En 22, el loco había hecho un personaje que se llamaba Ulises, un policía corrupto y asesino. En el verano yo estaba en Cariló, donde desde hace dos años hago radio. Me llamaron de Pol-ka y pensé que por mi físico y después de haber hecho de un asesino, me llamaban para ser uno de los brigadistas. Cuando me dijeron que era para hacer a un enfermero gay, tipo señora mayor, me sorprendí. Pero estoy agradecido de la posibilidad de componer, porque para un actor es lo más divertido.

- ¿Cómo compusiste a Marito?
- Mi imagen primaria fue la de homosexuales que van más allá de la sexualidad, algunos tíos o amigos que tienen esa postura de tía copada. Esos tipos divinos, irónicos e inteligentes, que siempre están contentos, aunque llevan una vida trágica.

Eran los últimos tiempos de la dictadura y cuando en su casa supieron que quería ser actor, la idea no fue muy bien recibida. "Mi viejo me sacó de los pelos", dice. "Yo soy un mal hijo de la dictadura, en el sentido de que toda mi secundaria me comí que los argentinos éramos derechos y humanos. Desperté tarde. Tengo un hermano mayor que quemaba libros, puteaba contra las Malvinas y yo creía que era un traidor a la patria. Desperté a través del teatro."

Su debut actoral fue en una obra de Osvaldo Dragún. Con sólo 20 años viajó a España a hacer Cambiemos los papeles, de Julio Ardiles Gray. "Hacíamos funciones donde podíamos y me ganaba la vida como payaso, vendiendo globos. No ganábamos guita con el teatro y fue la única vez que sentí hambre. Por eso me volví a los cuatro meses." Empezó en la radio con El loco de la colina y tiempo después pasó a la tele. El año pasado subió a escena con Ataque de pánico, "con mi hermano del alma Daniel Aráoz". Entre sus proyectos más inmediatos se encuentra el sueño de hacer su primer unipersonal.

Los vaivenes de la profesión lo llevaron a escribir; fue guionista de radio (con Pergolini y con Saborido y Quiroga) y de TV. Cuando lo convocaron para escribir para Tato Bores, Silly prefirió actuar. "Tuve personajes muy lindos en los programas de Tato." También escribió Infómanas y Son o se hacen, una comedia de temática gay. "Ah, no lo había pensado... El título de esta nota va a ser: La historia de un gay que no se asume", bromea.


Por Coco Sily: El actor y el compromiso político

Soy hijo de la dictadura, durante mi adolescencia era imposible expresarse libremente sin tener miedo que te chupen y nunca más cuentes el cuento. Cuando esto pasó y vivimos el renacer democrático en el país, yo tenía 17 años y juntamente con eso despertaron en mi dos fuerzas internas muy grandes: el deseo de ser actor y el deseo de militar en política para lograr que todos vivamos mejor.

Durante el gobierno de Alfonsín milite en el área de los derechos humanos, como uno más todos los jueves me encontraban haciendo la ronda con las madres en Plaza de Mayo. Pese a que mi familia era anti peronista yo desarrollé mi conciencia política basada el la justicia social y milité en el peronismo, siempre como uno mas.

Después el menemismo y yo escondido en mi casa guardando ese amor militante y teniendo vergüenza que desde la misma cuna donde yo nací políticamente, se haya engendrado al mismísimo demonio.De la Rúa, los cacerolazos y yo corriendo ahogado de bombas de gas, otra vez en la plaza y el gran quilombo.

La llegada de Kirchner, nuevamente el despertar interno de la militancia, el creer que un país debe cortar lazos con el imperio, el creer que mí país es también Latinoamérica, el creer que los asesinos deben ir presos, el creer y ver que cuando las rutas se llenan de camiones es porque en una punta hay una fábrica con compañeros trabajando y en la otra un barco que exporta o gente que consume lo que nosotros producimos.

Me sentí bien y decidí apoyar este cambio. Pero claro, durante todos estos años trabajé mucho como actor y me fue, gracias a Dios, muy bien. La gente me conoce y siento que me quiere, pero al ser conocido ya mi militancia no fue anónima.

Apoyar este gobierno y a la vez trabajar en los medios no es fácil, te da miedo porque ya las preguntas no son sólo: ¿cómo va tu obra o tú programa? Sino que inmediatamente después viene, ¿no te da miedo estar tan comprometido políticamente? Y yo respondo que sí, me da miedo.

Me da miedo que en un país con tantos prejuicios el día de mañana yo me quede sin trabajo, me da miedo que trascienda mas mi militancia que mi trabajo como actor, me da miedo que se equivoquen los de arriba y yo sufra otro desengaño.

Me dan miedo muchas cosas, pero creo que mi gran victoria interna es vencer ese miedo y comprometerme para que pase lo que pase yo el día de mañana pueda mirar a los ojos a mis hijos y decirles: Papá intentó que este sea un lugar mejor en donde ustedes puedan vivir.

Filmografía

Intérprete:
1.
Dos amigos y un ladrón )
Manuel
2.
1 peso, 1 dólar (2006)
Ricardo Tattarelli
3.
Vivir intentando (2003)
Tío de Lissa
4.
Las moscas (corto - 2003)
5.
Los Pintín al rescate (2000)
(voz)
6.
Cóndor Crux (1999)
(voz)


Aquí les dejo un video de cuando participó en el programa Todo por dos pesos, es una parodia de la canción "Gloria" la verdad que muy bueno:



Fuente: La Web

15 dic. 2007

Alejandro Dolina en Revista Inconciente Argentino

La edad de la inocencia
Entrevista a Alejandro Dolina

¿Qué pensás acerca de la mascarada de la inocencia: de alguien que se presenta con esa postura como fachada?

Suele ocurrir que algunas personas utilizan una máscara de inocencia como fachada, son circunstancias personales de hipocresía o de bovarismo, el bovarista cree que es otra cosa que lo que es, lo cree sinceramente, y el hipócrita lo piensa. Yo creo que ciertas inocencias, a estas alturas, son verdaderamente peligrosas; y otras, pensando en la inocencia amorosa que es tan necesaria para creer algunas cosas, son casi imposibles de lograr una vez que uno las ha perdido, son imposibles de recuperar. La inocencia amorosa consiste en creer que todo amor es perfecto, que el amor que nace es perfecto, pero cuando uno comprueba que no sucede así, que los amores terminan, que hay desilusión, resulta más difícil ingresar a nuevos amores con la misma inocencia. Y Discépolo dice en el tango Uno una frase estupenda: “Si yo pudiera como ayer querer sin presentir”. ¿Qué es querer presintiendo?… presintiendo que todo terminará mal, y él dice eso porque sabe que no se puede, no se pueden recuperar ciertas ingenuidades una vez que se han perdido. De manera que creo que la inocencia dura poco en general, que algunas clases de inocencias uno las reclama como si fueran el paraíso. Cuando buscamos la niñez, también estamos evocando una credulidad, una fe poética que más tarde o más temprano se pierde por cierto cinismo que es inevitable, y también cabe señalar algunas inocencias culpables, el adjetivo y el sustantivo contraponiéndose, pero en un mundo como éste, y en un país como éste, la felicidad completa necesita de una cierta hipocresía. Otros están sufriendo, cómo se puede ser feliz completamente, entonces, para lograr esta felicidad que presupone la ignorancia del sufrimiento ajeno, a veces aparecen esas máscaras de inocencia, y éstas verdaderamente son propias de los canallas. Para ser feliz en este mundo, completa, entera y perpetuamente feliz, es inevitable ser un canalla.

¿Para qué creés que sirve la inocencia?

La inocencia sirve para engañar, en las profesiones políticas y públicas conviene fingir inocencia acerca de algunas cosas.

¿Mantenés algo de inocencia?

Afortunadamente no mantengo nada de inocencia, hay edades en las cuales no es legítimo mantener inocencia, yo me he convertido en una especie de cínico, en el sentido de rastrear el desatino, el cinismo rastrea el desatino y lo hace para revelar hasta la propia verdad. No sólo en el tremendo pecado de engañar a los demás, sino en el engañarse a uno mismo. Como primera medida, el cínico no se engaña porque está buscando a veces de un modo irónico, a veces hasta de un modo un poco canallesco, la falla del razonamiento, así que yo no soy inocente, ya no tengo edad para inocencia, lo que no quiere decir que no sea capaz de amor, no se necesita ser inocente para amar, se puede amar aun siendo profundamente escéptico y aun siendo muy escéptico acerca del amor, igual así se puede amar casi con desesperación, de un mismo modo que siendo uno un poco agnóstico, un poco ateo, también se puede tener una gran necesidad de eternidad o de Dios.

Fuente: Revista Inconciente Argentino Nº 6 Agosto de 2006

Dolina: Fotografías

"La primera señal la recibí al observar una vieja foto de cumpleaños: aparecían algunos personajes que jamás habían asistido".

Hace algún tiempo, empecé a sospechar que las fotografías no son documentos estables sino más bien diseños en perpetua mutación. La primera señal la recibí al observar una vieja foto de cumpleaños: aparecían algunos personajes que jamás habían asistido a esa fiesta y las ubicaciones estaban alteradas. Después vi que mi sonrisa de colegial se había borrado de todas las fotos escolares, dejando la sensación de que yo había sido un niño triste y no feliz, como insistían en jurar mis familiares. Finalmente comprobé que todas mis fotos se habían transformado. Algunas levemente (un botón desabrochado, un cambio de corbata), otras de un modo drástico (estatura menguada, desaparición lisa y llana). Hoy sé que, en las fotos, los muertos denuncian su condición de tales con un tétrico guiño, como diciendo: aquellas cosas pasaron, estas también pasarán... Por eso conviene desconfiar de estas instantáneas de Grossman. Muy pronto irán degradándose hasta tomar la forma de otras personas, o de un perro, o de un paisaje.

Fuente: Revista Ñ


Tres maestros: Dolina Caloi Serrat

HUMORIS CAUSA", EN LA GALERÍA PASAJE 17

Caloi inauguró con la visita de Serrat

El creador exhibe los dibujos publicados en la revista dominical Viva, de Clarín.

En el Pasaje de la Piedad, en pleno Centro porteño, se inauguró la primera muestra de originales a todo color del humorista gráfico Caloi: "Publico en un medio masivo y las técnicas se disimulan, entonces hay ciertas cosas que se revelan en los originales", comenta el dibujante sobre "Humoris Causa".

Estuvieron presentes colegas de la talla de Mordillo, Rep y artistas como Nelly Omar, Jaime Torres y Alejandro Dolina. Las expectati vas estaban puestas en la llegada de un momento a otro de un amigo: Joan Manuel Serrat.

La exposición consta de unos 50 trabajos que son aquellos publicados todos los domingos en la revista Viva del diario Clarín, los dibujos originales serán exhibidos desde hoy hasta el 15 de febrero de 2008 en Espacio 17, el espacio de arte de APOC, la Asociación del Personal de los Organismos de Control de la República Argentina, ente responsable de la edición del libro que compone la muestra.

En un salón repleto de gente, Caloi estuvo junto a Hugo Quintana, secretario gremial de APOC, quien le dijo al público: "Caloi siempre estuvo presente en nuestro sindicato y estas cosas (haciendo referencia a la muestra) le dan felicidad al pueblo."

La gente que poblaba la sala fue saliendo hacia el Pasaje de la Piedad para deleitarse con un corto del célebre y multipremiado programa emitido por Canal 7 "Caloi en su tinta", que abrió paso a una murga que despertó la curiosidad de los vecinos.

Las señoras asomadas a las ventanas podrán a partir de hoy acercarse a la muestra que anoche miraron con asombro. La entrada es gratuita y se puede visitar de lunes a viernes de 11 a 19 en Pasaje de la Piedad 17. Sin duda se destacó en uno de sus diseños una advertencia de puño y letra: "Por favor, no escribir, no doblar ni recortar este original, gracias, Caloi".

Aunque Clemente brilló por su ausencia en la muestra, fue la firma obligada a cada libro autografiado.

Las obras seleccionadas fueron elegidas entre las cerca de cien publicadas en el libro y con un criterio libre, que sin embargo estuvo atado a que parte de los dibujos no están en condiciones de ser exhibidos por su mal estado o porque ya forman parte de la colección de algún amigo del autor.

Ya entrada la noche, en silencio y como sin querer molestar, el reconocido músico catalán entró a una oficina en el mismo pasaje frente a la muestra. Causó el revuelo de la prensa y de los curiosos. Fotógrafos y camarógrafos entraron a ver a Serrat: se lo veía relajado, fue el comentario general de aquellos privilegiados que accedieron a la visita tan esperada por todos los allí presentes y en especial por su amigo "El Negro" Caloi, quien seguró estará presente en el estadio de Boca cuando el cantante se presente con "Dos pájaros de un tiro".

Fuente: Diario Clarin.com
Por: Nahuel Mercado Díaz

ir arriba