28 may. 2008

Entrevista a Guillespi

"Falso impostor", por Rock & pop


Gillespi conduce de lunes a viernes, de 19 a 21, un programa sobre música al que le imprime su peculiar estilo: ocurrente, relajado y sin guiones previos. La ronda de vino tinto, un infaltable.

Si el encanto de la radio está en lo que no se ve, el programa de Gillespi (Falso impostor, por Rock & Pop, de 19 a 21) derriba aquella máxima: puertas adentro, varios rituales pintorescos le ponen imagen de radio a las palabras. Un vino tinto en la mesa, infaltable para recompensar el paladar cada jornada, libros junto al micrófono y una pila de discos que el conductor de la enmarañada melena seleccionará con ojo clínico.

En el estudio de al lado —en el que alternan figuras como Mario Pergolini o "la Negra" Vernaci—, un póster de Barney da la bienvenida. Pero este estudio también tendrá su satírica decoración: una lámina con fotomontaje casero donde conviven Raúl Alfonsín con el mítico goleador Francisco Varallo, la Cicciolina sufriendo en su cuello ortopédico cerca de Cacho Castaña y de "Roña" Castro. Figuras y figuritas.

¿Gran pre-producción para salir al aire? "No, llego un minuto antes y me siento. Libre albedrío total", admite Gillespi. "Como soy amigo de la mayoría de los músicos, pasan casi sin avisar", cuenta, mientras suena Prince y cata un malbec.

Del otro lado del vidrio, el operador (Adrián Montesanto, Seybuk para los amigos) trabaja de pie las dos horas. Sobrevienen, en un rato, el "Ranking del daño", (una sección donde elegir la peor música) o "Las frases a la parrilla" (segmento en el cual los radioescuchas compiten para ofrecer la mejor frase de la semana, doméstica o no, y obtener un asado para seis personas). "No es muy fino dar carne, pero todos quieren el premio", comenta.

En la rueda de vino y palabras, Enrique Symns analiza libros y se encarga de "jugar su rol de contra"; Pepe Perminiello charla de deportes y de cocina; Gustavo Fonzalida hace espectáculos y Alfredo Rosso opina de rock. Supervisa Pablo González, el productor.

En el corte, el trompetista adelanta que prepara libro (Blow) y quinto disco de estudio —sin título aún—, "un poco rockero". Cerca de las 21, el deleite: llega la comida "suministrada por los seguidores del programa". Y hay más: el bar abre sus puertas los viernes. ¿Un bar? Exacto. Mariano, barman oficial, prepara tragos multicolores para despedir la semana. Y no sólo disfruta el equipo, también los oyentes pasan a saludar y, de paso, a beber en este ocurrente after office radial.


Fuente: clarin.com
Por: Marina Zucchi

25 may. 2008

Alejandro Dolina: entrevista en Revista Gente (23/12/02)

"Tenemos una sensación de venidos a menos, y hoy ese es nuestro rasgo común"


Autodidacto y pensador, Dolina revisa la posibilidad (o no) de
construir una idea acabada de identidad nacional. Escéptico, traza algunos rasgos comunes en los que, dice, podemos identificarnos, como la sensación de derrota y el abandono de algunas cualidades éticas. Finalmente, reflexiona sobre la posibilidad de una forma argentina de amar.

Es posible concebir una identidad nacional?

-Lamento comenzar este reportaje de esta forma, pero tengo que decirle que es casi imposible redondear un concepto tan inaprehensible y mutable como ese.

-Bueno, podemos ir terminando la nota entonces…
-Sí, muchas gracias, fue un placer. (Risas). No, hablando en serio, creo que es muy difícil trazar una identidad nacional porque uno corre el riesgo de construir una frase con virtudes mediáticas y hacer de ella una descripción. En una palabra, si nos molestan los eslóganes porque son signos de pereza mental, no haríamos bien al tratar de cubrir con una frase afortunada una idea tan compleja como es la de una identidad genuina. De lo que sí podemos hablar es de algunos gestos, algunas regularidades, como diría el filósofo austríaco Karl Poper, en las que los argentinos podemos reconocer como iguales.

-¿Como cuáles?
-Por ejemplo, esta sensación de venidos a menos que hoy nos cruza a todos los que vivimos en este suelo. Eso es un rasgo común. Mire, todos los miércoles juego al fútbol en una cancha que antes era una fábrica. Todo un signo. Hace unos años, en Mar del Plata, yo estaba parado frente al Casino, ese edificio opulento y magnífico igual al del Hotel Provincial y que enfrente tiene unos negocios, sucuchos, muy patéticos que les compran a los desesperados que pierden todo. Son unos negocios muy mal puestos, con una edificación achaparrada... Era como ver dos países a ambos lados de la calle: uno con un edificio majestuoso que fue construido por gente que pensaba que nos aguardaba un destino de grandeza. Y otro donde lo importante era embocar a un tipo que hubiera perdido en la ruleta para comprarle el reloj.

-Además de cierto ánimo de derrota, ¿en qué más podemos reconocernos?
-Tal vez nuestra actitud frente al delito. En otros tiempos, la premisa "ser pobre pero honrado" era algo que se decía orgullosamente. De hecho, la honradez crecía conforme crecía la pobreza. Hoy estamos asistiendo a la disolución de ese rasgo.

-¿Cuál sería la causa?
-Porque hemos comprobado a lo largo de los años que la estafa traía mejores créditos que la honradez, y que el delito asegura un éxito y una prosperidad que la honestidad no produce.

-¿Qué hay sobre los tópicos que cierto folclore nos asigna, como la soberbia, la arrogancia, la pedantería típicas…?
-Ese pensamiento no merece la menor consideración, son comodidades que no tienen el menor sustento. Decir que todos los argentinos son soberbios es, antes que nada, una estupidez. Yo les tengo una especial prevención a esos lugares comunes.

-Otros dicen que somos melancólicos y que el tango, por ejemplo, sería una expresión que refleja nuestra personalidad amante del dolor.
-Nietzsche dice que el pueblo más admirado y más admirable, el más evolucionado y hermoso de los pueblos de la historia, el mejor, es decir, el pueblo griego, fue el que inventó la tragedia. Fue el pueblo que se creyó capaz de encontrar algo bueno en el examen de asuntos trágicos. Y, por el contrario, la debilidad consiste en rehuir lo trágico y buscar cuentos que nos consuelen o nos alegren. Quiere decir que a Nietzsche el tango le hubiera parecido la creación de un pueblo fuerte, con resto emocional y espiritual, bien parado. Yo pienso lo mismo.

-¿Cómo se puede articular entonces una idea sobre quiénes somos?
-No desde los estrechos márgenes de una nota periodística. De hecho, uno de los tantos males que nos aquejan es diagnosticar con demasiada liviandad. Y es tal vez por eso que los políticos no alcanzan a dar respuestas, porque en general se tratan de respuestas inmediatas que más tienen que ver con el título de un aviso que con el resultado de un proceso reflexivo. A lo que sí podemos intentar acercarnos, aprovechando la perspectiva histórica que no da el presente, es a una idea de quiénes fuimos.

-¿Y quiénes fuimos?
-Lo primero que aparece es un deseo de no ser lo que somos. Es un mal arranque. Y de ahí Sarmiento, de ahí Echeverría y el sueño de ser lo menos posible nosotros mismos. Es decir, la primera conciencia que los intelectuales tuvieron del país en el que vivían fue traumática.

-¿Cómo le contaría la Argentina a alguien que no tiene ni idea de su existencia?
-Le hablaría de un lugar con un extenso territorio con riquezas difíciles de acreditar, con gravísimos problemas demográficos, con gravísimos problemas de gestión, le contaría que nos cuesta mucho hacer todo. Le diría que somos venidos a menos, que muchos de nosotros fuimos preparados para vivir en un gran país y ese gran país no se realizó. Le contaría también que no siempre hemos ido cuesta abajo. Y les diría que hoy tenemos un serio problema: nuestro pensamiento simbólico.

-¿Qué significa eso exactamente?
-Tenemos una tendencia a confundir el símbolo con la cosa y esto se ve en la realidad actual como una característica patológica de la sociedad. Por ejemplo, una manifestación tiene, debe tener, un carácter extorsivo, si no, no es posible concebirla, no vamos a manifestar en una playa oficial para no molestar a los automovilistas porque entonces no es una manifestación ni sirve para nada. Bien, esos procedimientos se pierden en actitudes simbólicas. O sea: vamos a darle un abrazo al edificio de Obras Sanitarias para oponernos al aumento del agua. No extorsionamos a nadie con eso, no es un procedimiento político adecuado ni inteligente, y sin embargo nos enamoramos a tal punto que nos importa más el abrazo que lo que pasa con el agua.

-Ese es un rasgo adolescente...
-Sin ninguna duda. Irresponsable, diría.

-¿Podemos pensar que este enamoramiento simbolista es un rasgo típicamente argentino?
-No. Es un rasgo vulgar. No tenemos ni siquiera esa originalidad.

-Acaba de publicar un libro con sus radiocines, diversas operetas cuyo tema es el amor. ¿Hay una forma argentina de amar?
-Si me pusiera en refutador de leyendas, le diría inmediatamente que no, pero con un poco de fe poética sí podemos encontrar algunas regularidades que suceden aquí y no, digamos, en Londres.

-¿Por ejemplo…?
-Hasta no hace mucho, y en algunos casos hasta ayer, la actitud burguesa ante la infidelidad de la mujer era, más que la actitud de un hombre triste porque ya no lo aman, la actitud de un hombre que ha sido robado en su propiedad. Es decir, que los hombres de la clase media argentina (y de otras partes también, pero especialmente aquí) consideran a su mujer como su propiedad. Cuando alguien anda con su mujer es que le han usurpado un derecho real. Esta es una desagradable característica argentina que, le juro, no sucede tanto en otros países.

-¿Alguna otra?
-Esto se ha dicho, pero lo repito: las mujeres argentinas son de una belleza media que, le juro, supera la belleza del resto de las mujeres del mundo. Lo digo con total convicción, no es una simple compadrada fácil de enunciar.

-¿Cuánto de lo que somos tiene que ver con lo que nos pasa?
-A veces es lo que somos y otra nos acorralan. No todas son nuestra culpa: que el precio internacional de la carne se haya desplomado con respecto al año 1900 no es culpa nuestra, tenemos la culpa de no haber desarrollado fuentes alternativas de riqueza.

-¿Dormimos?
-Es probable.

-¿El país que íbamos a ser era posible y no lo fue, o nuestro sueño era pura fantasía?
-La respuesta honesta es que no lo sé, pero en cualquier caso sí hubo una cierta participación de la clase trabajadora en el ingreso, un funcionamiento de la educación y de la salud... Todo eso parecía posible y todo eso fue posible.

-Supongo que las preguntas "¿quiénes hemos sido hasta ahora? y ¿quiénes podemos ser a partir de hoy?" también le parecen imposibles de responder.
-Al menos en los estrechos márgenes de una nota periodística, pero no en otros ámbitos. Es una cuestión que necesita mucho examen, mucha inteligencia y que merece ser respondida por el bien de todos.

Alejandro Seselovsky
fotos: Gustavo Sancricca
Fuente: GENTE ONLINE

20 may. 2008

Cumpleaños de Alejandro Dolina.

Como todos saben hoy 20 de mayo es el cumpleaños de Alejandro Dolina, asi que desde el Blog del Ángel le deseamos un muy feliz cumpleaños!!!!




19 may. 2008

Alejandro Dolina: "Castelo me obligó a hacer el programa"

Esta es una entrevista que me pasó Gustavo Masutti Llach del Blog Hombres de Radio, se publicó en septiembre de 2000 en la Revista Ahora - Diario Crónica.


A lo largo de los años se hizo la fama de tener fácil el gesto adusto. Algo absolutamente injusto porque Alejandro Dolina siempre responde con cordialidad a todo aquel que se le acerca. Se lo nota entusiasmado, feliz. Es que el hombre está orgulloso de su obra. "Lo que me costó el amor de Laura" pasó de ser un éxito discográfico a una obra de teatro, que a pedido del público debió agregar par hoy una función. Junto a él se presentan el Maestro Federico Misrahi, Julia Zenko, Guillermo Fernández, José Angel Trellez, los Huanca Hua, Marcelo San Juán y Quique Pessoa, entre otros. Curiosamente, cuando se enciende el grabador, el tuteo se transforma en un respetuoso trato de usted, que mágicamente se esfuma cuando termina la nota. Como si un personaje se hiciera cargo del cuerpo para contestar las preguntas en un trance que dura lo que el reportaje. "Más que un placer o un capricho, presentar "Lo que me costó el amor de Laura" es una fatalidad -asegura-. Las decisiones de esta índole tienen algo de inevitables. También es un gusto, claro. Pero más que una diversión o una sensación de fiesta las elecciones artísticas, si se es sincero, siempre tienen algo de fatal".
-¿Porque conllevan la angustia de cotejar el producto final con lo que se había imaginado al crearlo?
-Eso es inevitable. Pero al margen de eso, elegir ciertos caminos artísticos también lo es. No tiene que ver con los negocios, ni con la satisfacción personal ni con la mera vanidad. Ni con el deseo de acuñar un éxito o con las maniobras de la industria. Es como cuando uno escribe: Se hace por necesidad.
-¿Cuáles serían esas "maniobras de la industria"?
-Por ejemplo: "Vamos a hacer una obra para el día de la madre o para fin de año". No hago ese tipo de cálculos ni me siento mejor por no hacerlo.
-¿No le salen o no le interesan?
-Ni una cosa ni la otra. Creo que no me interesa, pero si me interesara, no me saldría.
-¿Con respecto a "Lo que me costó...", consiguió que se le fuera de las manos como autor?
-Sí. Ya no me pertenece. Tomó sus propios rumbos. Por eso cuando a veces me preguntan puntualmente por qué determinado personaje actuó así no sé qué contestar. Y está bien que no lo sepa. Porque el autor demasiado sabihondo termina por modificar a cada momento la obra y pone en boca de los personajes frases sentenciosas. Por eso conviene que se nos vaya de las manos.
-¿Cree que el autor sabelotodo subvalúa el nivel de su público?
-En algún punto. Como cuando se exagera la manipulación de la obra, por ejemplo, para buscar una moraleja. Hay autores que para imponer un pensamiento tratan de hacerlo patente cada cinco minutos. Esto es muy molesto. En estos casos se subvalúa al público, a la obra y hasta al arte.
-La referencia era para lo que en fútbol sería: "el que está en el banco siempre juega mejor". Mucha gente cree que vio en la cuna al Bebé de Rosmarie a pesar de que Polanski nunca lo mostró. ¿Siempre lo que se imagina el público es más poderoso?
-Es cierto, en tanto y en cuanto sea sugerido con maestría como en ese caso. Esto sucede, insisto, con autores preocupados por mostrar ciertos pensamientos. Eso no está bien. Es cierto que detrás de cada obra hay una estructura y sentires que son básicos. Pero eso debe adivinarse. Imagínese que va al cine y a cada rato aparece el director en pantalla para decir: "¡Guarda que esta película es a favor de los negros! Sería despreciable. Se debe confiar en que ciertos milagros se produzcan solos.
-Esto de que usted trate de no ir por los caminos comerciales, como usted dice...
(Se adelanta)-No es que trate. Es mi camino y casualmente no es el comercial.
-Retomo. El disco y el libro se vendieron muy bien, sin embargo no tuvo gran "rebote" en los medios.
-Un disco como el mío, que vendió más de 80.000 placas suele ser pasado por radio. Esto no ha ocurrido. No sé por qué. Mire lo que le voy a decir sin tratar de ser ofensivo. Es posible que aquellas virtudes que nos hacen elegir trabajar en algunos medios de comunicación son las mismas que nos alejan de cierta estética. No creo que haya una equivocación en mí o en quienes no se intesan por lo que hago.
-¿Entonces?
-Simplemente aquella estética que convierte a una persona en empleada de un medio es la misma que lo aleja de mi modesta obra. Es natural. Y no digo que soy mejor. Seguramente soy mucho peor. Pero no hay esa empatía que se dio con cierta parte del público o con algunos docentes que se interesaron en esta obra. Nada más que eso. Nunca me quejaría de una conspiración. Por el contrario, la prensa siempre me trató muy bien. Pero también sufrí una simpática incomprensión. Muchas veces me aplauden por virtudes que no son mías.
-¿Todo lo que dice corre también para "La venganza será terrible" (el programa que va por continental a la medianoche)?
-Seguro. Me han dicho que el mío es un programa costumbrista. No lo es. Y si llega a serlo, es por un rato. De ningún modo es lo central. Esta pereza mental de arrinconarme en un hombre de barrio preocupado por la desaparición de las bolitas y que vive esperando el regreso de tiempos que se han ido, es falso. Realmente no siento así. Pero es tan falso como simpático y bien intencionado. Si hasta me dan premios por eso (risas).
-¿Se sigue enojando cuando le preguntan por qué va primero o por qué lo siguen los chicos?
-No, al contrario. Sigue siendo un misterio. Lo que me enojaba era que me preguntaran: "¿Por qué el programa tiene éxito?". Porque eso supone la presencia de algo sospechoso. Como si yo fuera a contestar que se debía a que habíamos sobornado a tal o cual funcionario (sonríe).
-Su público de radio es adolescente-joven. ¿Esto tiene que ver con el horario, con el tono...?
-La primera respuesta es que no lo sé. La segunda es una sospecha. Umberto Eco decía que si bien podemos seguir emocionándonos con lo trágico, aún cuando tenga dos mil años de antigüedad, no nos pasa lo mismo con lo humorístico. Nos resulta más fácil conmovernos con los héroes de Homero que reirnos con las comedias de Aristófanes. Pero no hace falta irnos hasta tan lejos. Ya el humor de principios de siglo, los mismos chistes que hacían gracia a nuestros padres y abuelos parecen no funcionar con nosotros. Creo que a lo mejor hay una identidad de proceso humorísticos entre el programa que yo hago, que soy un hombre grande, y las personas más jóvenes. Ahí debe estar el cruce generacional. No en una cuestión doctrinaria, principista o política. No. Está en el compartir el gusto por cierto tipo de humor.
-¿Este público adolescente no le juega en contra a la hora de buscar anunciantes?
-Este mismo desapego que se puede notar en los medios para con algunos éxitos que tuve, se repite a la hora de buscar auspiciantes. Nuestro programa es uno de los más escuchados de la radio de todos los horarios, incluso las mañanas. Y sin embargo no tiene un gran volúmen de publicidad acorde a esa audiencia. Esto es porque está instalada la superstición según la cual los oyentes de mi programa serían marginales. Como son estudiantes no compran nada. No sé si esto es verdad. Pero para los jefes de medios parece serlo.
-¿Tiene alguna ventaja esta situación?
-Sí, porque en el plano artístico este inconveniente económico se transforma en una ventaja. El que me sigue es un público que, lejos de exigir que uno sea conservador o vuelva a viejas recetas, está contínuamente exigiendo. No quiero caer en el horror de citarme a mí mismo, pero una vez me preguntaron qué debía agradecerle a mi público. Dije que si alguna noche yo me sentara frente al micrófono para decir: "¡Qué hermosa noche para salir a pasear por un parque o encontrarnos con seres queridos! Verdaderamente, esta primavera es estupenda". Si llego a decir eso mi público no me creería y se iría pronto con otros rumbos. Eso se lo tengo que agradecer. Yo no puedo decir: "Un día como hoy, pero de 1810 nació fulano de tal" ni "¡Qué linda que se vino la locutora con su solero colorado!". Lo digo sin petulancia.
-Esto le puede jugar en contra. Como cuando quiso ponerse un 0-600 y la gente silbaba cuando lo promocionaban.
-E hizo muy bien.
-¿Ah sí? En su momento se enojó por tener que levantarla.
-Es cierto. Como también me enojé o me puse muy triste porque no pude estar en la televisión. Y hoy comprendo que eso fue una fortuna.
-¿Por qué?
-Porque vaya uno a saber las traiciones que hubiera tenido que cometer para mantenerme en un foro tan exigente.
-¿Hasta cuándo tiene contrato con Radio Continental?
-Hasta fin de año y es muy probable que lo renovemos.
-¿Todas las negociaciones fueron con los nuevos dueños de Telefónica?
-Sí, falta casi un trámite para que firmemos.
-El arreglo de ustedes es muy particular.
-Sí, nosotros arrimamos algunos anunciantes, no muchos, y la radio pone un dinero.
-A lo que iba es que no es común que Continental tenga coproducciones, ustedes son los únicos.
-No es común, es cierto. Pero tampoco lo es que un programa mantenga durante tantos años un nivel superior al cincuenta por ciento de participación en el share. O que esté siempre posicionado entre los seis o siete programas más escuchados de la radiofonía. Esto lo digo como pieza de cambio a la hora de pelear un contrato. No es que crea demasiado en esas cosas. Se puede tener un producto malísimo y ser aplaudido por las muchedumbres.
-Adolfo Castello me dijo que lo obligó a usted a hacer "Demasiado tarde para lágrimas".
-Es verdad. Yo no quería hacerlo porque nos convocaron para un programa al mediodía. No gustó y al mes nos levantaron. Nos ofrecieron el horario de la una de la mañana y le dije: "Adolfo, no. No nos van a escuchar ni nuestro parientes a esa hora". El insistió y me propuso probar un mes. Con eso bastó. Aquel programa era más sencillo y menos pretencioso en el buen sentido que este de ahora. El público mismo lo fue modificando.
-¿Puede ser que ahora se lo note un poco más abierto a hablar de la vida privada?
-No. Cuando lo hago, elijo tocar generalidades. Nunca di el nombre de una persona vinculada a mi vida. No sólo por el cuidado que hago de mí mismo, sino por la inevitable protección que debo hacer del otro. Hay secretos que no sólo le pertenecen a uno.
-Pero no sólo existen las cuestiones románticas. Hace poco hizo una referencia a uno de sus hijos. Algo inédito.
-En algún momento de mi vida fue necesario cuidarlos un poco más. No voy a decir otra cosa.

Alguna vez Alejandro Dolina dijo: "Yo tengo una lista de respuestas ingeniosas para los reportajes y trato de llevar la charla para esos caminos así puedo lucirme. De este modo, no importan las preguntas porque siempre voy a terminar diciendo lo que quiero". Sin embargo, esta vez no dio esa sensación.


Yapa: también del Blog de Gustavo, les dejo esta parte de una entrevista a Adolfo Castelo donde habla de Alejandro Dolina y "Demasiado tarde para lágrimas"


-Y de sus productos radiales, ¿cuáles recuerda con más afecto u orgullo?
-El primer año con Alejandro Dolina. Sobre todo porque el "Negro" no lo quería hacer. No le gustaba la trasnoche y lo llevé por la fuerza.
-En algunos oyentes quedó la imagen de que fue al revés.
-Grave error histórico. El no quería tocar el piano, no quería contestar mensajes, en fin: no quería ir. No se animaba. No me equivoqué porque él siguió diez años más. Aquella fue una combinación incomparable e imposible de repetir. Y la mezcla funcionó (lo digo con toda humildad, respeto y vanidad) porque yo deliberadamente adopté el papel de "rebotero" y le cedí el primer lugar. Además, lo sacaba del tema cuando el "Negro" se ponía denso. Me tuve que ir porque no me daban los tiempos con "La Noticia Rebelde" y hoy nos vemos poco. El otro que recuerdo es un que hice hace cuatro años los domingos por la mañana en Continental. La radio no existía en ese horario y en seis meses la puse primera.

Fuentes:
Gustavo Masutti Llach
Revista Ahora - Diario Crónica
Setiembre de 2000 (Dolina)
Revista Ahora Diario Crónica - Buenos Aires 1998 (castelo)


18 may. 2008

Presentación de Dolina y "La Venganza" en Campana

La Venganza será Terrible", el histórico programa radial del reconocido Alejandro Dolina transmitió su última edición del pasado Viernes 16 desde el gimnasio del Club Ciudad de Campana.

Organizado por la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Campana, el evento sirvió además para la campaña de donación de libros que se promueve desde la Biblioteca Municipal. Justamente, en respuesta a la convocatoria hecha por la Municipalidad, los cientos de asistentes al espectáculo aportaron cerca de 2 mil libros de todo tipo, que serán destinados al programa "Red de Bibliotecas" que fomenta y apoya el surgimiento y crecimiento de bibliotecas en todos los rincones de nuestro distrito.

Al acto asistió la Intendente Municipal, Stella Maris Giroldi, quien tuvo oportunidad de conversar con Alejandro Dolina. El locutor agradeció enfáticamente la invitación del municipio y ambos intercambiaron reflexiones acerca del notable éxito de la campaña de donación de libros. Entre las autoridades presentes se destacó el representante de la empresa Esso, Daniel Santamarina, auspiciantes del acto.

La Comisión directiva del Club Villa Dálmine aprovechó la oportunidad para entregar a Dolina un par de camisetas del club local.

La presentación comenzó con una ovacionada actuación del grupo Cabernet, un sexteto que propone una nueva forma de abordar la música vocal en la Argentina. Formado a principios de 2002, recorre diferentes estilos de la música popular contemporánea - gospel, jazz, pop, tango, música latinoamericana y folklore - siempre desde la armonía del jazz. CABERNET explota la totalidad de los registros vocales masculinos. Sus integrantes, Marcos Lozano, Diego Mercado, Manuel Moreira, Ale Dolina, Diego Pietropaolo y Pol Gonzalez, son cantantes y músicos profesionales. La mayoría de las canciones que interpretaron cuentan con arreglos del propio grupo.

A las 24 hs comenzó la transmisión del programa de Dolina, secundado por el infaltable Gillespie y Burton al micrófono. Con humor y soltura, el conductor guió al público a un maravilloso viaje imaginario por las aventuras de Marco Polo, las desventuras de un dueño mordido por su perro y sus hilarantes consejos para no ser víctima de la inseguridad. Los aplausos interrumpieron en varias oportunidades el curso de la transmisión, marcando un clima que no se interrumpió hasta las 2 de la mañana en lo que fue una velada cultural imperdible.


Fuente: La Auténtica Defensa

13 may. 2008

El Blog del Ángel recuerda: Dolina en Campana.

El próximo Viernes 16, la tradicional audiencia del programa "La venganza será terrible" se emitirá con una particularidad: por primera vez, en vivo, será transmitido desde Campana.

En un acto organizado por la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Campana, el Club Ciudad de Campana se convertirá en estudio de transmisión del programa radial, y el encuentro contará con la actuación del sexteto vocal "Cabernet".

La organización del programa impide que se emitan entradas anticipadas, por lo que el público que quiera asistir, deberá presentarse con suficiente tiempo para garantizar su lugar.

Aunque la entrada es libre y gratuita, se solicita al público asistente la donación de un libro, que será destinado a las bibliotecas que se estàn organizando en los barrios de Campana.

La cita es el próximo Viernes 16 a las 21:30 en el Gimnasio del Club Ciudad de Campana. Se estima que la presentación del sexteto Cabernet termine cerca de las 23:30, antes del inicio del programa radial.


Fuente: La Auntentica Defensa - Edición Digital

8 may. 2008

Un cuento de Dolina en la publicación "Ver para leer"

El escritor Juan Sasturain presentó ayer en la Feria del Libro el libro "Ver para leer", un conjunto de 10 cuentos escritos por otros los escritores que pasaron la temporada 2007 por el programa televisivo del mismo nombre (Ver para leer, o como diria el Negro "Veer para leer).

Los autores que escriben en la publicación "Ver para leer" son Marcelo Bijmajer, Martín Caparrós, Pablo De Santis, Guillermo Sacomanno, Eduardo Belgrano Rawson, Abelardo Castillo, Ricardo Piglia, Claudia Piñeiro, Ana María Shua y porsupuesto Alejandro Dolina.

En la presentación en la feria del libro estuvieron el secretario de Cultura de la Nación, José "Pepe" Nun; el gerente de programación de Telefé, Claudio Villarruel (muy preocupado por la cultura); y cinco de los escritores del libro: Bijmajer, Caparrós, De Santis, Piñeiro y Shua.

La elección de los diez autores "fue muy difícil y me llevó algunos disgustos", contó Sasturain, tras recordar que "tuvimos 28 autores a lo largo del ciclo".

En tanto Nun manifestó que "si bien en otros momentos critiqué a la televisión, hoy aplaudo esta iniciativa". Por su parte Villarruel señaló que "haber realizado 28 capítulos de un programa literario es una odisea en la televisión".

Ver para leer es el programa que conduce Juan Sasturain que comenzó el año pasado, en cada programa hay un escritor invitado, en el primer programa del año pasado, el invitado fue Alejandro Dolina. Ver para leer continúa este año con su segunda temporada, se lo puede ver todos los domingos después de "Fútbol de primera"


Ver el video de la participación de Dolina en el programa Aquí.

3 may. 2008

Alejandro Dolina y "La venganza será terrible" en Campana.

El tradicional programa radial "La venganza será terrible" será transmitido desde nuestra ciudad (Campana) el próximo Viernes 16 de Mayo desde el Club Ciudad de Campana, en una actividad organizada por la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Campana. La cita, que contará además con un espectáculo musical, será a las 21:30.

El pasado jueves 1 de mayo se realizó en la Sala Pablo Neruda del Paseo de la Plaza en Capital Federal, una entrevista entre el conocido escritor y conductor del programa, Alejandro Dolina y el Secretario de Cultura y Educación de Campana, el Lic. Oscar Trujillo, con el fin de ultimar los detalles de la presentación. Al respecto, nos comentaba Trujillo que la realización del evento cobra especial trascendencia "no sólo por la realización de una actividad inédita en nuestra ciudad, sino también por la presentación del Sexteto Vocal Cabernet. Además, aunque la presentación es libre y gratuita, se pedirá al público asistente un libro (nuevo o usado, sin distinción de género de ningún tipo) que será destinado a nutrir a las nacientes bibliotecas que se están creando en el marco de la Red de Bibliotecas"

En la entrevista estuvieron presentes además la Prof. Andrea Alejandro, Directora de la Biblioteca Municipal y encargada de la campaña "Librada por un libro", y el Lic. Cristóbal Maro, coordinador del Programa de Cultura Itinerante de la Secretaría de Cultura y Educación.

Justamente, el propio Dolina se encargó de rescatar el valor de la iniciativa: "en otras ciudades se aprovecha para solicitar alimentos no perecederos. Esperamos e invitamos a toda la comunidad a que concurra a este encuentro y se solidarice con esta colecta de libros, tan útiles siempre a la vida de los pueblos"

Consultado por la prensa local, Dolina señaló su especial afecto por las tradicionales presentaciones que el programa realiza en ciudades del interior, con un clima distendido y amable, producto sin duda de las particularidades propias de los pueblos del interior.

La actuación del sexteto vocal CABERNET, será previa al comienzo del programa. se trata de un sexteto que propone una nueva forma de abordar la música vocal en la Argentina. Formado a principios de 2002, recorre diferentes estilos de la música popular contemporánea - gospel, jazz, pop, tango, música latinoamericana y folklore - siempre desde la armonía del jazz. CABERNET explota la totalidad de los registros vocales masculinos. Sus integrantes, Marcos Lozano, Diego Mercado, Manuel Moreira, Ale Dolina, Diego Pietropaolo y Pol Gonzalez, son cantantes y músicos profesionales. La mayoría de las canciones son arregladas o compuestas por ellos. El grupo ha realizado giras exitosas por todo el país.

CABERNET fue convocado para el 21º Festival Nacional de Jazz de La Pampa, donde se transformaron en la revelación del evento. También fue convocado para el 11º festival de Jazz de Santa Fe donde dictarán "Master Class" en la Universidad del Litoral. Fueron invitados a varios programas de televisión, incluyendo "Badía en Concierto", "Almorzando con Mirtha Legrand", "Sarpando Tangos", "Bar del Infierno", "Siempre pasa algo".



Fuente: www.laautenticadefensa.com.ar

ir arriba