18 ago. 2010

Entrevista: Alejandro Dolina en Playboy edición agosto 2010

"Playbloy Black, La primera edición negra del Conejo", dice este mes la tapa de la afamada publicación del Conejito. Y es que por primera vez que se desnuda a una mujer morena para la edición Argentina, la colombiana María Nela Sinisterra, una de las secretarias de Gerardo Sofovich en “La noche del domingo”. Como juego temático la revista también trae una entrevista con Alejandro “El Negro” Dolina y otra con Malcolm X.

Al parecer, según comentó anoche en la radio, a Dolina no le gustaron la fotos que salieron en la publicación, y no me refiero a las fotos de la morocha, sino a las del Negro mismo. Personalmente creo que las fotos está muy bien, me refiero a las fotos del Negro Dolina, pero mucho mejor está la entrevista.

Le dejo como anticipo la primera página de la entrevista, de un total de cuatro. Trataré de pasar el resto en estos días. De todos modos, para los que no quieren esperar para leerla, les dejo el archivo PDF con la entrevista completa, que muy gentilmente me envió Diego, lector del blog,  para compartirla con ustedes. Gracias nuevamente Diego!

Descargar: Entrevista a Dolina en la revista Playboy

Alejandro Dolina
Ideas en diagonal
Nos metimos en la casa del Negro para seguir tratando de entender dos temas que nos desvela: el peronismo y las mujeres. Política, medios y sexo, sin restricciones ni obviedades.

Alejandro Dolina toca el piano para la sesión de lotos. Se divierte, sonríe, es históricamente para la cámara. Maneja bien el papel de víctima de la cámara. La centralidad centralidad del instrumento el living comedor de su casa de Núñez demuestra su pasión por la música. A un costado hay un acordeón enfundado, el primer instrumento que interpretó en su vida. Lo demás son discos compactos, libros y pinturas impresionistas.

Promedia la tarde y el conductor de La venganza será terrible, que se emite por Radio Nacional a la medianoche, se quita el saco y se sienta a la mesa. Su conversación es amena, su gesticulación ascendente, en función de si le interesan o no los temas, a veces corta la charla con una broma o carcajada, y siempre intenta pensar y hacer pensar. Casi nunca ofrece un pensamiento cerrado, obvio; sino que, como "un Riquelme de las ideas", busca los espacios vacíos, las diagonales. Los medios de comunicación, el peronismo, la amistad, las mujeres, la traición, nada escapa a su mirada abrumada apenas por el melancólico fatalismo de saber que el tiempo pasa y hace daño.

_PLAYBOY: Los medios de comunicación, hasta hace unos años, habían convencido a la sociedad de que eran; los dueños de la verdad. Hoy creo que eso está en discusión, que hay una sospecha generalizada por parte de la sociedad. ¿Usted que cree?

_DOLINA: No estoy tan seguro. A veces tengo esa visión optimista que tenes vos ahora, pero por ahí voy a una peluquería, al supermercado de acá la vuelta, y no es así. Algunos dicen, en Europa, que la diferencia que hay entre la derecha moderada y la derecha extrema es que esta última se atreve a decir lo que los moderados callan. Y acaso lo que movilizaron los medios, aun sin quererlo y acaso sin compartir del todo una ideología, es habilitar a la derecha extrema a decir cosas que antes implicaban una suerte de descrédito muy fuerte, Y sucede esto, los pensamientos que podríamos llamar totalitarios están vinculados no solamente a una visión del alcance del Estado, etcétera, sino a unos fantasmas que acompañan al pensamiento totalitario. No es solamente el comunismo lo que espanta a ciertos espíritus, sino cosas que, como ramas arrastradas por la corriente, forman parle de ese pensamiento. Entonces, es una posición acerca de la cultura que implica siempre alguna idea racista, una posición acerca de la sexualidad de la mujer, que parece una especie de monstruo que hay que sosegar y atender, o la homosexualidad, porque si no la sociedad estallaría. Esos temas laterales, que antes no formaban parte de la conversación, están ahora en todas partes, sin pudor ninguno. Estos que van desde "después de todo los militares tenían razón", hasta "no sé a dónde iremos a parar que ahora se casan los homosexuales, mañana nos casaremos con los perros". Esa vieja estructura de "si hoy Y, dentro de poco, X". Ahora eso pertenece a un sector de la sociedad que podría ser un sector conservador de de la derecha, o esta inmerso en todo. Podría decir, en principio, que corresponde a un sector conservador ¡identificable, desde el punto de vista de sus intereses naturales en el conflicto social clásico; pero me parece que los medios han ampliado, han convertido todo esto que acabo de decir en una especie de sentido común. Incluso en contra de sus sobrinos, hijos. Personas que han llegado a la categoría de estrellas, perteneciendo previamente a esas clases, o creyendo pertenecer a ellas, finalmente han convertido en central de la opinión pública este pensamiento que acabamos de describir, ¿no? Que es el que prevalece no sólo en los medios como orientación editorial, sino en los grandes conductores de la televisión, en forma personal.

PLAYBOY: Creo en la idea de que en la sociedad hay un club que, cuando uno va ascendiendo un la escala social, le invita a pasar y te empieza a tentar, y uno empieza a pensar como el club, Y una vez que se hace socio que sorteó la bolilla negra, se convierte en un militante y reproductor de esos valores. Yo lo veo en el periodismo.

_DOLINA: Está bien. Pero nosotros que cacareamos de esta soberanía intelectual, quién sabe si no hemos sido tentados en algún momento, quién sabe si no nos hemos salvado por casualidad y quién sabe si en verdad nos hemos salvado.

_PLAYBOY: En su caso, uno podría decir que si. En mi caso, empiezo a sospechar que por ahí hay otro club que te abre la puerta. Entonces, uno se siente más "aparaguado".

_DOLINA: Puede ser, puede ser... a mi me parece que sería interesante inaugurar una clase de socio que estuviera en entredicho con el club al cual pertenece, así como la frase de Groucho Marx que decía: "Nunca me haría socio de un club que fuera capaz de admitir a un tipo como yo". Pero yo estoy trabajando ahora en Radio Nacional. Tiene una programación extraordinaria; yo era oyente antes de que me contrataran. Pero lo que quería decir es esto: me dan menos ganas de apoyar al Gobierno en Radio Nacional que en Radio 10. Pero ¿por qué? Porque evidentemente es un club. Estando yo en ese club, en un lugar que es funcional al Gobierno, me da muchas ganas de no serlo. Una tentación un poquítín perversa. Me pusieron para que hable a favor del Gobierno, ahora no hablo nada a favor del Gobierno.

_PLAYBOY: ¿Un capricho?

_DOLINA: Yo pensé que era capricho, porque soy una persona bastante poco recomendable, pero no. Me parece que está bien eso. Que la tensión con uno mismo hay que mantenerla en lo artístico y también en lo intelectual. Para no establecerse en un sillón de que todo lo que decimos ya es previsible, y basta poner una moneda para escuchar una serie de repeticiones, que son funcionales y deseables.
...



3 comentarios.:

Anónimo dijo...

DOLINA, SIEMPRE ME PARECISTE HERMANO DE ANTON CHEJOV. TENES EL MISMO CONVENCIMIENTO

Anónimo dijo...

Qué tipaso... no se puede creer.

Anónimo dijo...

GIGANTE!

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario!!!
Lo responderé a la mayor brevedad posible!!!!!

ir arriba