31 jul. 2008

Nota de Patricio Barton en diario Crítica.

EL FENÓMENO DE LOS SEMANARIOS Y MENSUARIOS DE LAS PROVINCIAS

Pasar revista lejos de Baires

La patria revistera del Interior hace pie en las grandes ciudades con todo tipo de ofertas. El empuje de las revistas sojeras y folklóricas. Patricio Barton.

La Argentina siempre fue prolífica en la producción de revistas. Mientras que para algunos editores en los kioscos hay “demasiadas” publicaciones, para otros faltan oportunidades. Más allá de la eterna discusión de peces grandes y chicos, lo cierto es que en las paradas de diarios conviven como pueden cientos de revistas producidas en el país. Un rasgo de diversidad cultural que se debilita al ver de dónde provienen tantas ediciones: la inmensa mayoría son de Buenos Aires.

Entre los grandes sellos editoriales porteños y los innumerables microemprendimientos que existen dispersos en todo los rincones del país, la patria revistera del Interior ocupa un espacio intermedio que hace pie en ciudades como Córdoba, Rosario, Santa Fe, Salta, Tucumán, Mendoza y Bahía Blanca. La revista Las Rosas se edita desde Córdoba para varias ciudades del interior y su vidriera muestra a personajes vip (modelos, empresarios y otras especies hegemónicas) de los centros urbanos a los que llega la revista. La fórmula de la “movida social” de las provincias corre con la ventaja de no competir con las publicaciones de Buenos Aires que también dedican sus páginas al alardeo de notoriedades, pero de alcance nacional.

Haga clic aquí para leer la nota completa en la Edición Impresa de Crítica de la Argentina.

3 comentarios.:

Adrianófanes dijo...

Muy interesante la nota de Barton en Crítica, sin dudas uno de los mejores diarios que hay en el país. Su salida, al menos, obliga a las otras grandes publicaciones a superarse para no perder lectores. Algo similar ocurrió cuando salió el diario Perfil o cuando La Nación sacó el suplemento ADN cultura para competir con la revista Ñ.

Realmente extraño las publicaciones de antes; creo que tenían más contenidos que las de ahora, en las cuales predomina mucha imagen y poca información...Sin ir más lejos, uno pasaba por los kioscos de revistas y no veía tantas publicaciones llenas de mujeres con poca ropa en la portada...

Hoy tenés una mina en cada portada; ya sea en revistas de informática como en otras que se catalogaban meramente como periodísticas.

Creo que los tiempos cambian...Tampoco quiero caer en eso de que todo tiempo pasado fue mejor...Aunque a veces me pasa de creer eso, no sé...Son percepciones...Porque, si hablamos de los tiempos, hoy tenemos internet y hoy todos podemos compartir esta nota que este blog subió de un diario que está disponible en la red.

Lo que me parece bárbaro es que no todo tenga que estar centralizado en Buenos Aires. Eso le hace bien al país...

Saludos.

madreselva dijo...

Adrianófanes, qué confuso se pone todo a veces !!!

Ignacio dijo...

Adrianófanes como siempre comparto tu punto de visto, es muy cierto lo que decís sobre los diarios, cada vez mas infografías, gráficos, fotos etc, no estoy en contra de ello, creo que ayudan mucho, pero no nos podemos quedar en eso, pero también es cierto que la gente lee poco, y hojea mas el diario que otra cosa, los diarios lo saben y actuan en consecuencia.
Con respecto a las revistas es un caso aparte creo, es increible como han proliferado las revistas donde solo aparecen chicas con poca o ninguna ropa, se ha creado toda una industria detrás de eso. Pero no se si es que siempre el público pide eso, vos nombras las revistas de informática, yo compro USERS que se caracterizaba por tener una linda modelo en la tapa, pero desde hace 2 o 3 números ha dejado de traerla, esto se debió a que los lectores no estaban de acuerdo con eso, compraban la revista no por la mina, sino por el contenido, las críticas fueron tantas y los pedidos por que saquen a las modelos de la tapa que la editorial no tuvo mas que sacarla.

saludos

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario!!!
Lo responderé a la mayor brevedad posible!!!!!

ir arriba